La web de RTVE recoge esta noticia que tan interesante nos parece por lo mucho que nos incumbe. Pincha aquí para leer la original.

El ejercicio físico ayuda a reducir la inflamación pulmonar y la pérdida de masa muscular en ratones y pacientes con el síndrome de dificultad respiratoria aguda, una lesión pulmonar severa. Así lo revela un estudio de científicos de EE. UU. y Argentina, que han descubierto por qué el ejercicio contribuye a este fin y han logrado comprender mejor cómo la llamada “terapia de movilidad temprana” produce beneficios.

El síndrome de dificultad respiratoria aguda (ARDS, por sus siglas en inglés) es una insuficiencia respiratoria grave en la cual se produce una acumulación de líquido en los alveolos, lo que impide el paso de suficiente oxígeno a los pulmones y, por tanto, al torrente sanguíneo. Se estima que un tercio de los pacientes fallecen, y por lo general, los supervivientes recuperan su función pulmonar aunque muchos de ellos sufren un daño permanente, en su mayoría leve. Asimismo, también produce otros problemas que afectan a su calidad de vida debido al daño adquirido durante el tiempo en que el cerebro no recibió el suficiente oxígeno.

La movilización precoz de los pacientes con ARDS es una estrategia terapéutica que favorece el estado final de los pacientes. Por ejemplo, existe evidencia de que mejora la duración de la ventilación mecánica y la fuerza muscular.

Los análisis de sangre revelaron que “los niveles del factor estimulante de colonias de granulocitos o G-CSF, una proteína conocida por activar los neutrófilos, fueron menores en los ratones que realizaron ejercicio”, explican los investigadores dirigidos por D. Clark Files, de la Wake Forest School of Medicine.

Por otro lado, al tener conocimiento de que G-CSF se relacionaba con una baja supervivencia en personas con insuficiencia respiratoria aguda, el equipo estudió a 93 pacientes tratados en la unidad de críticos con esta condición.

“Los niveles de G-CSF en sangre se redujeron en los pacientes que realizaron ejercicio en comparación con aquellos que no lo hicieron”, de modo que los resultados apoyan “la posibilidad de ampliar la práctica de la terapia de ejercicios y ofrecen dianas moleculares potenciales para el tratamiento de la inflamación pulmonar y la pérdida de masa muscular en pacientes críticos”.

Pincha aquí para leer la original.

Anuncios