Os copiamos la información que nos facilita Trini, desde el Hospital Puerta de Hierro. Leedla con atención. Si queda alguna duda en el tintero se puede preguntar en Medicina Preventiva.

 La mayoría de las vacunas se ponen cuando los pacientes entran en lista de espera del trasplante, ya que el sistema inmune no se encuentra deprimido y se suele obtener una buena respuesta a las mismas. Las vacunas empleadas son: la de la hepatitis B, la del neumococo, y la de la gripe, entre otras.

Después del trasplante, el primer año no se administran vacunas por la escasa respuesta inmunológica (no se crean anticuerpos). En este año se recomienda que se vacunen los familiares y personas que tienen contacto más directo con el paciente.

 A partir del primer año, si no existe ningún problema como rechazo, infección… todos los pacientes y personas cercanas, se deben vacunar de la gripe cuando comienza la campaña. Nunca se deben poner vacunas de gérmenes vivos atenuados.

 En relación con el Neumococo, actualmente existen 2 tipos de vacunas que se recomienda poner antes antes del trasplante. Se llaman Prevenar 23 y Prevenar 13. En general, todos los pacientes ya han sido previamente vacunados con Prevenar 23, por lo que es recomendable completar la vacunación con Prevenar 13. En todo caso, debe existir un mes de plazo entre la administración de ambas vacunas. Dado que la Prevenar 13 produce una potente respuesta inmunológica se considera que no es necesario revacunar.

 Por último si se va a viajar hay que ponerse las vacunas inactivas apropiadas a las zonas que se va a visitar.

Anuncios