Etiquetas

, , , , , , ,

Odra Rodríguez recoge para Canarias7 la vivencia de nuestro compañero isleño Juan Antonio, que hace pocas semanas volvió a su tierra para reencontrarse con su familia, después de recuperarse del trasplante pulmonar.

A continuación, compartimos la noticia y también puedes acceder a ella a través del enlace original en Canarias7.es donde podrás ver una foto de Juan Antonio y su buen aspecto.

A Juan Antonio Sánchez le detectaron en 2009 un enfisema pulmonar que acabó en trasplante. Dos paquetes y medio de cigarrillos diarios fumó Juan Antonio Sánchez durante 48 años. Fumar desde los 15 años le ocasionó un enfisema pulmonar, que le postró en la cama sin poder hablar ni moverse y enganchado a una máquina de oxígeno las 24 horas del día. Hace 4 meses le trasplantaron el pulmón derecho y una nueva vida.

“Estaba tan mal que vivía postrado en la cama. No podía hablar ni moverme y veía la cara de impotencia de mis hijos, que tenían que averiguar a través de mis ojos lo que yo quería o necesitaba”.

“Los últimos años antes del trasplante fueron muy duros porque me sentía tan ahogado que todos los días pensaba que ése era el último de mi vida”. Juan Antonio Sánchez, 63 años, intentó con estas palabras trasmitir al aforo del aula Respira Preparados para dejar de fumar. Tabaquismo y enfermedades respiratorias crónicas del Hospital Universitario de GranCanaria Doctor Negrín su relación de amor-odio con el tabaco y cómo casi le mata.

Mis hijos tenían que averiguar a través de mis ojos lo que yo quería o necesitaba

La vida le dio una segunda oportunidad con la noticia de que era receptor de un pulmón compatible. Volvió hace dos semanas de Madrid para emprender una nueva vida junto a su familia, aunque no  olvida que “el camino ha sido muy duro”, matiza.

Juan Antonio fumó desde los 15 años y durante 48 dos paquetes y medio de tabaco a diario. “Era un fumador empedernido”, afirma. Aún recuerda cuando encendió su último cigarro a las puerta del centro de salud en 2005, donde minutos después su médico de familia, Olga Galván, lo derivó urgente y en ambulancia al Doctor Negrín con un prediagnóstico que se concluiría en un enfisema pulmonar obstructivo crónico (EPOC) de carácter muy grave.

“Quedé ingresado; no salí del hospital en 20 días y se fue deteriorando mi salud. Hasta el extremo de que a partir de 2009 estuve enganchado a una bomba de oxígeno las 24 horas del día”, cuenta. “!Y yo que pensaba era un catarro mal curado!”.

“Entonces empezó mi dependencia para todo: comer, asearme, levantarme y usar la silla de ruedas…”, resalta. En agosto de 2012 le enviaron a Madrid, donde estuvo seis meses, en espera de un pulmón que no llegó, pero en noviembre sí apareció uno compatible, “gracias a la generosidad de una familia”, resalta. Hace dos semanas que volvió de Madrid con una nueva vida y con muchas ganas de disfrutarla.

Los datos canarios: 2.500 muertos al año por fumar

2.500 muertes al año
15% del gasto sanitario

El tabaquismo es la primera causa de muerte evitable en el mundo desarrollado. Se estima que más de cinco millones de personas fallecen cada año en el mundo como consecuencia del consumo de tabaco. En España, se calculan 53.000 muertes y en Canarias  2.500, lo que supone un 15% del gasto sanitario, según datos del Servicio Canario de Salud.

El 28,4% fuma
Mayores de 16 años

La última encuesta de salud de Canarias, que data de 2009, apunta que el 28,4% de la población mayor de 16 años es fumadora. El grupo de edad donde se produce la mayor reducción (6,5%) es el de 30 a 44 años, destacando las mujeres, con un 10,77%. A nivel nacional, el 31 % de los españoles fuman, lo que equivale a unos 12 millones de personas.

Primer cigarro con 13 años
Tabaquismo entre jóvenes

El 10,2% de los estudiantes canarios de entre 12 y 18 años son fumadores y consumen su primer cigarrillo a los 13 años, según se desprende de la Encuesta sobre Tabaquismo en Jóvenes. Canarias 2012. El joven fumador canario tiene entre 15 y 18 años, es varón, con padres fumadores y es frecuente que tenga hermanos mayores y amigos con este hábito.

4.500 sustancias
Metales y gases

Aunque en el envase no se informa al consumidor de tabaco de sus ingredientes, un cigarrillo tiene 4.500 sustancias diferentes. Entre ellas hay metales tóxicos –como el cadmio y el níquel, que se usan para hacer pilas–, gases venenosos –como el amoniaco, el butano y el ácido cianhídrico– y sustancias cancerígenas, entre ellas el polonio.

Anuncios