Me he permitido el pequeño atrevimiento de publicar este escrito en un sitio que realmente es de todos los que formamos PULMONMADRIDTX, tanto socios, como simplemente colaboradores o simpatizantes. Y lo hago solo, sin protagonismo alguno, para expresar mi sentimiento en estos días. Porque estoy con mi alma dividida entre dos tierras, entre dos lugares… entre dos vidas.

Hace seis meses que tuve la suerte de ser trasplantado de dos pulmones extraídos a un donante anónimo, como no podía ser menos, compatible con mis características corporales. Fue dura la espera con una incertidumbre compartida por la persona que me acompañaba y que dedicó su tiempo a mi debilidad. Abandoné mi tierra, mi familia, mis amistades… mi pueblo… mi isla…

Llegué a Madrid desconcertado, sin información, muy perdido… y sobre todo… con mucho miedo.

Y al entrar en un gimnasio para aprender a respirar con mi estómago y canalizar el oxígeno por mis tubos encontré unos compañeros luchando denodadamente por sus vidas… todo un ejemplo de fortaleza, unión, camaradería y buen humor, dirigidos con mano férrea y cariñosa por un fisioterapeuta. Yo, que no había pisado un gimnasio en mis sesenta y tres años anteriores, me convertí en adicto. Compañeros que se incorporaban y desaparecían para ser trasplantados.

Les debo mucho a ustedes,
como decimos los canarios

Llegó por fin mi momento, el 16 de Julio de 2013, día de la Virgen del Carmen, patrona del mar… mi mar… y nombre de mi propia madre.

Un buen día entró una mujer con unos ojos penetrantes, con una calma, una paz y una seguridad increíble… y supe que el impulso de su fortaleza me llevaría en volandas al trasplante. Todos sabemos quien es.

Me visitó en mi habitación A209 de la fantástica Planta Dos. Y empecé, tras una intervención quirúrgica extraordinaria, una estancia en UCI incómoda y con el tiempo congelado… sesiones duras de rehabilitación con nueva dirección y nuevos rostros de esfuerzo. Al cabo de un tiempo, al salir a la calle y ver la luz de este cielo azul, me arroparon unos compañeros como nunca he tenido.

Personas que hace sólo diez y seis meses ni siquiera sabía que existían.

Es la historia similar a las de muchas otras personas. Nada extraordinario, entre tantas enfermedades, tantas esperas… tantas recuperaciones. Como la de muchos de los que me leerán. Pero esta es la mía.

Me llevo de Madrid, tres cosas :
Su cielo azul digno de trasladarse desde sitios lejanos para dibujar, pintar, proyectar y crear. Ya Velázquez lo comprendió así. Cierro los ojos y ya forma parte de mi patrimonio.

Dos pulmones anónimos que ya son mi carne y que me permitirán caminar firme por mis senderos isleños ayudando a otros con la colaboración de todos los camaradas inmunodeprimidos y portadores de tubos de oxígeno.

Y la Asociación PulmónMadridTX, con tantos amigos de los que siempre… siempre… el resto de los días que me han regalado, a la pertenezco con tanto orgullo, admiración y respeto, que ayudé mínimamente a construir.

Y mi mujer, Cristina, mis hijos y mi futura nieta os estarán agradecidos de por vida

Sólo puedo prometer a todos que pronto volveré, cuando tenga un buen puñado de personas a las que ayudar en Tenerife a caminar seguros e informados por el corto o largo camino que les esperará, hasta conseguir una donación compatible.

Gracias. Les debo mucho a ustedes, como decimos los canarios. Y no puedo citar a todos… sería demasiada emoción para el aire que me entra ahora a chorros. Espero volver a abrazar a todos y cada uno personalmente.

Gracias Raquel, Miguel Ángel, Fernando Ricardo, Justo, Fina, María José, Emilio, Julia, Jacinto, Juanjo, Noelia, Pepe, Epifanía, Juan Antonio, Fernando, Jaime, Alba, Luis, Gabriel, Ángel, Antonio, Ester y Fátima, Lucía, María Isabel, María Asunción, María Luisa, Marta, Mercedes… imposible seguir…

Y mi mujer, Cristina, mis hijos y mi futura nieta os estarán agradecidos de por vida. Brindo por tener el privilegio de haberlos conocido.

Empiezo una nueva etapa y nunca será un adiós definitivo.
Un abrazo.

José Félix Sáenz-Marrero Fernández y Cristina Lorenzo-Cáceres Fernández.

Anuncios